PUBLICIDAD

El acierto de Amado

Nino Díaz conversa con Amado Vizcaíno en presencia de alcalde Pancho Hernández, en la presentación de su fundación.

La política cultural del municipio de Tías, en la última década, sufrió un deterioro importante. Ya en la última etapa de gobierno socialista, las costuras de esa actividad daban claras señales de desajustes y rotos importantes. El primer mandato del PP y sus socios, lejos de enmendar la situación, se enquistó en cargarse lo poco bueno que quedaba en ese departamento y enfrascarse en cambiar localizaciones y centros pero sin organizar nada que se acercara a los años de esplendor de los ochenta y noventa, cuando Tías era un referente insular de actividad cultural, especialmente de teatro, conferencias, exposiciones y dinamización de espacios como las bibliotecas públicas y los colegios.

Este mandato, el segundo del PP, tampoco daba buenas sensaciones. Le encasquetaron el área al socio de Coalición Canaria, sin antecedentes en estas lides y con perfil que parecía que no era el apropiado para la retórica cultural. Amado Vizcaíno, que así se llama el treintañero, natural de La Tiñosa, y de profesión hostelero en esa misma zona, se fue haciendo al cargo y superando sus dificultades iniciales. Aunque no fue hasta hace unas semanas cuando enseñó una de sus principales bazas para enriquecer su oferta cultural de forma singular y con calidad reconocida.La inauguración de la Fundación Nino Díaz, en septiembre, congregó a un importante número de vecinos y personas relacionadas con la cultura en Lanzarote.

Estuve en la presentación de la Fundación Nino Díaz. Allí estaban el alcalde, el popular Pancho Hernández, y el propio concejal de Cultura y Turismo, Amado Vizcaíno, flanqueando a uno de los mejores músicos que ha dado esta isla, Nino Díaz, santo y seña de la fundación, natural de Tías, y que tiene unas ganas tremendas de hacer partícipe  a todos los lanzaroteños, pero muy especialmente a los residentes de Tías, del gozo que produce la música clásica. Pancho y Amado, Amado y Pancho, ambos, los dos, eran conscientes que aquel acto era la señal que estaba esperando mucha gente en el pueblo para creerse que el Ave Fenix saliera de las cenizas del Tías cultural y se posara en el triángulo que conforma La Ermita, el Teatro Municipal y el propio ayuntamiento para darle alas a la cultura.

la Fundación Nino Díaz, si el Ayuntamiento de Tías le da la cobertura que necesita para hacer realidad sus proyectos, convertirá, de facto, a Tías en el centro de la música clásica de Lanzarote y abrirá al pueblo a ser también referencia para los jóvenes que quieran aprender entre partituras e instrumentos a ganarse la vida con la música sin necesidad de irse a otra parte.

Socialistas y concejal de Nueva Canarias se sumaron al acto.

Que Tías cuente con la sede de la Fundación Nino Díaz, aparte de ser motivo de orgullo para todos aquellos que somos hijos y nietos de gente de Tías y pasamos los años de plomo y necesidades de nuestra infancia en sus calles polvorientas llenas de carencias pero también de una chiquillería despierta que quería aprender y progresar, es una oportunidad histórica. En ella, la Fundación pondrá a disposición del público la mediateca personal de Nino que cuenta con partituras, libros, grabaciones, videos y material gráfico, más de 5.000 documentos en español y en inglés, entre los que hay varios incunables. Será, sin duda, la biblioteca especializada más importante de Lanzarote y una de las mejores de Canarias. O sea, lo que él tardó más de treinta años en hacer, recopilar y leer, estará al alcance de cualquier joven que quiera aprender, o de cualquier persona, de forma inmediata. Extraordinario.

La Fundación no sólo estará en Tías, sino que en su patronato estará el alcalde para posicionar al municipio dentro de la misma, a la vez que esta se desarrolla en él. Y, encima, tiene una variada oferta de actos de cuya exquisita calidad y buena organización ya son pruebas irrefutables los celebrados hasta ahora.

No puedo negar mi entusiasmo, a pesar de que el oído no es mi fuerte. Pero sólo el hecho de que una persona de Tías, que ha transitado con esfuerzo y éxito, de aquel pasado de carencias y vulgaridades a su excelencia actual, lo vivo como algo propio. Como un fruto de aquella generación de padres que tuvimos que, sin ser maestros de nada, supieron apostar por la enseñanza y la superación de unos hijos que se amamantaron con leche de cabra, se despertaban con los ladridos de los perros de caza y se desplazaban en burro a coger tomates o plantar cebollinos. Nino es uno de los nuestros. Y eso lo ha visto a la perfección Amado, porque no hace falta ser un gestor cultural ni nada por el estilo para disfrutar con el reencuentro, para ver quién nos puede sacar del atolladero cultural que se ha creado en los últimos años y qué se puede hacer para que los vecinos empiecen a creer que sí se está haciendo algo más que matar el tiempo a cañonazos a cargo de la institución.

El concejal de Cultura de Arrecife, Rafael Juan González, en el acto de inauguración.

No consiste en hacer despilfarros ni volvernos todos locos o melómanos de la noche a la mañana. No, consiste en marcar tendencias, en dejar que de Tías, de la mano de alguien que sabe, se impregne a esta isla de una melodía nueva, aunque clásica, y despertemos, poco a poco, los sentidos que nos llevan a dejar rencillas para adentrarnos en el confort que proporciona lo bello, lo bien hecho, lo culto creado con voluntad democratizadora y universal.

Y eso lo ha visto Amado. Lo sé. Y es la señal que estaba esperando la cultura en Tías como punto de inflexión de una caída que parecía que no encontraba curva redentora en este mandato. Pues sí, la tiene, y ya está en marcha, ¡Enhorabuena!

Escribir un comentario

Código de seguridad
Actualizar