PUBLICIDAD

El Saxo de Scott Page lleva al éxtasis en Marina Rubicón

El saxofonista de Pink Floyd deleitó junto a The Floydians en un tributo inolvidable a la banda británica

Todo un privilegio. Eso supuso asistir a cualquiera de los dos conciertos que Scott Page, sin duda, el mejor saxofonista del mundo, ofreció en el restaurante Afrodite Little Italy de Marina Rubicón este fin de semana. El ex componente de Pink Floyd acompañó magistralmente a la banda tributo italiana The Floydians para repasar toda la trayectoria del histórico grupo británico con más de una veintena de canciones.  Las vocalistas Ángela Cervantes y Cris López se sumaron a la fiesta para acabar de rozar la perfección, en dos noches inolvidables.

Para abrir boca, al margen del delicioso menú especial ofrecido por el Restaurante Afrodite antes del show, el elenco de artistas al completo interpretó la mítica Another Brick in the Wall. La noche prometía. Sin tiempo para procesar lo que estaba pasando, se fueron sucedieron los temas y la excelencia en cada nota que salía del saxo de Scott Page. Con Shine on you Crazy o One of these Days el americano ya había conquistado a los presentes. "Es la profesionalidad hecha persona. Seguramente de los artistas más profesionales con los que he trabajado por su rigurosidad, su saber estar y su buena onda" confesaba la española Cervantes después del concierto. Fue algo así "como escuchar un disco" corroboraba Cris López. 

Todos los que estaban sobre el escenario contribuyeron a la obra. Juntos y por separado. Mención especial para la impresionante voz de Ángela Cervantes en Great Gig on the Sky, la guitarra de Salvatore Andriani, "el David Gilmore italiano" según el propio Page, tras su solo en Sorrow o la complicidad de Diego Cardozo "Mr. Brown", saxofonista habitual del restaurante italiano.

En el tramo final del espectáculo la comunión de artistas y público era un evidencia. Wish you were here, Comfortably Numb, y como colofón final, Run Like Hell, llevaron al éxtasis total. Pink Floyd sigue vivo.  Los privilegiados que estuvieron en Playa Blanca, en el restaurante de Nicola Papello y su esposa Cinzia Recrosio, lo saben. Por ellos brindó Page quien se confesó sorprendido por todo lo vivido durante el fin de semana y prometió volver a la isla de Lanzarote. Ojala ya estuviera aquí otra vez.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Actualizar