PUBLICIDAD

Repleta de higos indios

 Es sólo una de las muchas imágenes impresionantes de las que se pueden disfrutar recorriendo nuestro territorio insular en esta época del año. En pleno Monumento Natural de Los Ajaches, a la vista desde el recorrido del sendero Casitas de Femés-Playa Quemada, se muestra orgullosa esta penca solitaria pero preñada de vida. Cientos de higos indios se apelotonan, preciosos, en la piel del cactus. De un rojo tentador exquisito, despiertan más el apetito a pesar del riesgo que miedo con sus picos o púas vigilantes y desafiantes. Nos conformamos con la foto, con esta explosión de naturaleza viva en el seco barranco. Aunque están perfectamente maduros, preferimos pensar como la zorra del cuento y dejarlo estar. No están verdes, están preciosos. Están para comérselos pero nos quedamos con la foto, con la tentación que dura más que el efímero placer de esas semillitas rodeadas de corteza roja y húmeda en nuestra boca golosa.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar