PUBLICIDAD

Sacar la zódiac para ir a luchar

El luchador del  U. Norte, Rayco García, se va en su zódiac a luchar con su equipo a Fuerteventura  al tener que trabajar al día siguiente antes de que llegara el primer barco de línea

 El equipo de lucha canaria Unión Norte, de Haría, tiene dos luchadas seguidas. Una, el viernes, día 14, en su terrero, contra el Tías, en la competición de la copa insular. La otra, el sábado, día 15 de junio, en Lajares, Fuerteventura, contra el Unión Norte de aquella isla hermana. Los luchadores no son profesionales, tienen que trabajar en otras actividades y dedican su tiempo libre a entrenar, gimnasio y luchar en las diferentes competiciones.

Rayco García bebe agua en una luchada.

Aparte del esfuerzo extraordinario que exige para un deportista competir dos días seguidos, más en un deporte de un enorme esfuerzo físico como la lucha canaria, los luchadores tienen que amoldar sus agendas personales y profesionales para poder competir. A veces tienen que tirar de creatividad y sacrificio personal  para encontrar la respuesta. Eso fue lo que le pasó al luchador Rayco García, 29 años, para poder estar con sus compañeros en Fuerteventura.

Sobre las seis de la tarde, atracaron en Corralejo.

Rayco García, natural de Tías pero luchador del  U. Norte esta temporada, trabaja también los fines de semana. A las seis y media de la mañana del domingo tenía que estar en su puesto de trabajo, en el municipio de Tías, y la luchada se celebraba en Fuerteventura, a las 21:00 horas del sábado. Su equipo pernoctaba en Fuerteventura, porque no hay barcos a esas horas ya para volver. Antes, hace veinte años, cuando Lanzarote tenía una lucha canaria poderosa, con mucho apoyo del público y unas autoridades implicadas, no había problema para que los gerentes de las empresas dieran facilidades a los luchadores para recuperar esas horas otros días y poder desplazarse con su equipo. Ahora, parece que ya no es así. Pero Rayco, nieto de patrón y armador de barcos de pesca, que además de luchador es un gran aficionado a la pesca, no quería dejar de ir a trabajar pero tampoco quería incumplir su obligación con sus compañeros de equipo, que además tenían importantes bajas por lesión.

Rayco García recoge las gratificaciones del público mientras su hermano Angel lucha en el centro del terrero.

La solución, entonces, era la zódiac. Coger su zodiac, cruzar la Bocayna, atracar en Corralejo, coger un coche, llegar a Lajares, luchar, ducharse, cenar, volver a Corralejo, coger la zódiac, cruzar, de nuevo, la bocayna, llegar a Puerto del Carmen, coger el coche, ir a su casa, dormir, y a las seis de la mañana en planta para ir a trabajar. Y eso hizo, acompañado para allá por un amigo llamado Alberto y volver para acá con otro Alberto más, un compañero del equipo que se sumó para hacer la travesía de vuelta.

A las cinco de la tarde, desde el puerto de la Tiñosa, salieron Rayco y Alberto. Sobre las seis ya estaban allá, en el puerto de Corralejo. Y a las 21:00 horas, vestía ya la ropa de brega junto a su hermano Angel y al resto del equipo.  A las 23:45 horas, acabada la luchada, con derrota, y con la amargura de que un error arbitral impidió que pudiera sumar él un punto, estaba de nuevo en la embarcación con los dos Alberto. Con la fresquita de la noche, en medio del mar, el ruido del motor de la zódiac competía con sus gritos y risas para hacerse oír. Cerca de la una, ya domingo, llegaron a Puerto del Carmen, se despidieron y cada uno se fue a su casa. Ya, ahora, a las siete de la mañana, Rayco cumple con su trabajo.

A las 23:45 horas del sábado salieron de Corralejo.

 Seguramente, se podría hacer más por la lucha canaria y sus luchadores. Por el momento, la lucha canaria se mantiene viva porque los luchadores, como Rayco, se sacrifican personalmente para que se mantenga viva esta parte noble del acervo cultural de estas islas.

Rayco derriba a un contrario en una luchada del Unión Norte.

Comentarios  

#1 Laura 17-06-2019 13:42
Madre mía...eso sí que es pasión por lo que haces.
Felicidades, me ha encantado la historia.
Citar

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar