PUBLICIDAD

De la Rosa defiende la regulación de la llamada economía colaborativa para "garantizar un desarrollo turístico sostenible"

El viceconsejero de Turismo destaca en el III Gran Canaria Congreso de Turismo que Canarias se encuentra ante el reto de adaptarse a la irrupción de las plataformas digitales de comercialización

El viceconsejero de Turismo del Gobierno de Canarias, Cristóbal de la Rosa, defendió hoy la regulación administrativa de la llamada economía colaborativa y de los nuevos modelos de negocio de la industria turística para garantizar un desarrollo sostenible del sector en las Islas en el que prime “la calidad del destino, la protección de los derechos del viajero y del territorio”.

Así lo manifestó el viceconsejero durante la conferencia inaugural que ofreció en el acto de apertura de la tercera edición del Gran Canaria Congreso de Turismo, un foro organizado por el Instituto Universitario de Turismo y Desarrollo Sostenible de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

Cristóbal de la Rosa explicó que, ante las nuevas formas de comercialización que representan las plataformas de la llamada economía colaborativa, el Gobierno de Canarias tiene la determinación de adaptarse a una nueva realidad “que ha aumentado la capacidad de la oferta y la demanda para relacionarse” y que “ha transformado el mercado del alojamiento turístico y residencial”.

El viceconsejero apuntó que en la regulación de este nuevo escenario “el modelo turístico de Canarias hace especial hincapié en el territorio y en su ordenación para definir un particular marco normativo”, que debe garantizar el control del desarrollo de la actividad.

De la Rosa explicó que “el alojamiento turístico en viviendas de alquiler ha formado parte de la oferta turística desde hace décadas, y se dirigía, mayoritariamente, al que demandaban turistas con estancia largas en nuestras islas” y añadió que “en estos momentos las viviendas son alquiladas para estancias cortas”.

En este sentido, indicó que la línea de actuación del Ejecutivo está basada “en la especialización de usos del territorio mediante la delimitación de los suelos para el uso turístico, a través de instrumentos insulares, y en la promoción de la renovación de los alojamientos frente a la nueva construcción”.

De la Rosa subrayó que en Canarias solo un 3% del territorio está dedicado al turismo, mientras que la mitad está protegido medioambientalmente e indicó que, a través de estas medidas, se pretende evitar un mayor consumo del suelo.

En este marco, destacó que “el Gobierno debe adaptar sus decisiones a las circunstancias concretas de la estrategia turística, urbanística y territorial de cada Isla” y señaló la importancia de promover un desarrollo de la industria armonioso con el resto de la sociedad basado en los objetivos de salvaguardar el derecho a la vivienda de los trabajadores del sector, evitar la pérdida de sus garantías laborales y lograr que la totalidad de la oferta turística cumpla con las normas fiscales.

También puso en valor la importancia promover un desarrollo turístico controlado en ciudades y pueblos que no son turísticos, pero que tienen recursos de valor, y de  garantizar el mantenimiento y mejora de las viviendas vacacionales y de lograr que su gestión responda a prácticas sostenibles.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Actualizar