PUBLICIDAD

CAMELLOS EN LA PARADA

Están ya preparados. Con sus sillas, recién llegados de una caminata casi de madrugada desde Uga. En Las Montañas del Fuego, en el sector servicios promovido por el turismo, el camello, como el resto de los lanzaroteños, consiguió su salida laboral. Fuera de las tareas del campo, el camello o dromedario sigue siendo una referencia en Lanzarote y estampa turística, cargados de turistas como antes estaban de tomates, granos, paja, hierbas, piedras o lo que fuera. Ahora toca turismo. Y ahí están, callados, dispuestos a empezar su jornada laboral en una manada realmente impresionante. Sus sillas verdes, su piel marrón, su elegancia de animal esforzado se mimetiza con esta tierra que les tiene un enorme agradecimiento y estima.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Actualizar