PUBLICIDAD

CONFESIONES POPULARES

Emilio Bermúdez (PP) mantiene una conversación con el empresario Jerónimo Quevedo Guerra, en la foto, en su carrera electoral al Senado en 1993. El empresario se involucró en las elecciones y fue el candidato del PP ese año al Senado por Lanzarote. Aunque hizo una buena campaña y dejó una buena imagen de un PP que en aquella época intentaba levantar el vuelo para acomodarse en las aspiraciones nacionales del partido liderado por Aznar, la victoria no llegó. Se tuvo que conformar con el tercer puesto, con 4.347 votos, por delante del que sería después Diputado Nacional por ese mismo partido en varias legislaturas, Cándido Reguera (q.e.p.d), que en esa ocasión se presentaba con su primer partido, el CDS, y sacó 1.831 votos. Por delante de Quevedo Guerra, quedaron el alcalde de entonces de Arrecife, José María Espino (10.371 votos), socialista del PSOE en esos tiempos, que tampoco consiguió su objetivo de ser senador en esta ocasión y el ganador, con el apoyo de Dimas Martín, que cuando eso tenía su PIL embarcado en CC, Cándido Armas Rodríguez, que obtuvo 13.487 votos y se convirtió por primera vez en senador. Tanto el PSOE como el PP pensaban que la inhabilitación de Dimas sería determinante para ganar el senador por Lanzarote, pero se demostró por primera vez, y después se repetiría en muchas elecciones, que el Martín Martín podría ganarlas hasta sin presentarse.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Actualizar