PUBLICIDAD

UN PABELLÓN ENTRE MULTITUDES

Caras felices, elecciones cerca, una nueva infraestructura. Tías, 1999, una promesa histórica se hace realidad. En un municipio donde miles de niños practican más de una decena de disciplinas deportivas en distintos clubes ya era necesario un pabellón cubierto. Por primera vez, el municipio tenía una infraestructura deportiva de estas características y el pueblo se volcó. El día de la inauguración, cientos de personas se acercaron a ver las instalaciones. Jóvenes deportistas, sus padres y familiares, vecinos en general se dieron cita cuando el sol ya desaparecía por ese día. Era un día feliz, para todos. También para los políticos del primer plano que ya podían oían caer los votos en las urnas que se abrirían unos meses más tarde.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Actualizar