PUBLICIDAD

POLLO DE TENERIFE, NO COREANO

En posición defensiva, viéndolas venir, da la espalda a la cámara. En frente, bien agarrado al cinto, tiene a un aguerrido coreano, puntal de la lucha SSirum, que llegó a Canarias con una selección de aquel país a medirse con los canarios. Se agarraba al estilo coreano y al canario. Dos luchas distintas pero también con coincidencias. Y ahí está él, en el terrero de la Ciudad Deportiva de Lanzarote, hace ya más de 25 años. Se trata de Melquiades Rodríguez, el gran puntal tinerfeño y de Canarias, que reinó en los terreros desde su querido equipo Santa Cruz y en tantas citas de selecciones de grandes luchadores. Una época aquella de los años ochenta donde en Canarias había enormes luchadores, fuertes, bravos y estilistas, con un despliegue de técnicas exquisito. Pues, entre todos, destacó Melquiades por su contrastada fuerza física, su elegancia y demostrada inteligencia. Y todo un caballero.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar