PUBLICIDAD

PASEO TRIUNFAL SIN REMEDIOS

Septiembre de 1993, Yaiza, fiestas en honor a Nuestra Señora de Los Remedios. Apenas hacía un mes, el 7 de agosto, que Sebastiana Perera había sido proclamada primera presidenta del Cabildo en sustitución de Dimas Martín, inhabilitado por sentencia firme del Supremo por cohecho. El sempiterno alcalde de Yaiza y parlamentario regional también en ese momento por el PIL, Honorio García Bravo, hace de anfitrión de la señora presidenta en sus fiestas, en su pueblo, después de conseguir imponer sus tesis frente a las de Dimas y sus seguidores en el partido que crearon entre ambos. Son la misma imagen del éxito, de la elegancia y de la escenificación del poder. Pero la cosa no dura mucho. Esa exhibición de felicidad de hace 25 años decae el 21 de junio de 1994, nueve meses después, el tiempo que tardó Dimas Martín en convertir en presidente al socialista Enrique Pérez Parrilla, su enemigo hasta ese momento, en connivencia con sus consejeros fieles. Más tarde, Honorio García Bravo conoció también los interiores de la prisión de Tahíche, con pase de pernocta, por acumulación de dos sentencias por prevaricación que obligaba a la ejecución del ingreso. Después sufrió también la inhabilitación. Sebastiana, por su lado, perdió su Presidencia, y su sonrisa, para vivir con el mal recuerdo de lo que consideró siempre una doble traición: la de los suyos, por quitarle la Presidencia para dársela al rival político; y la de los rivales políticos: que renunciaron a su discurso de enfrentamiento a Dimas para recuperar el poder. En definitiva, que la exhibición del poder de aquella noche de septiembre de hace un cuarto de siglo fue simplemente el  destello de una estrella fugaz.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Actualizar