PUBLICIDAD

Marcos Hernández: La dignidad del militante

Los motivos por los que las personas militan en las organizaciones políticas suelen ser muy variados; pero con certeza que en la mayoría de los militantes el idealismo prevalece.

Marcos Hernández, además de los valores esenciales del socialismo, es de esas personas que nada más verlas transmiten esas cualidades que definen la bonhomía: honradez, lealtad, laboriosidad, cercanía... ¡Y todo eso da mucha confianza!

 

En los partidos políticos, para representar a la organización, la elección de los mejores del grupo debe de hacerse por mérito, capacidad y compromiso. Esa debe de ser la tónica  que dignifique su función y, por extensión, a su militancia.

Marcos Hernández, con su militancia comprometida, limpia la percepción negativa, cada vez más extendida entre la población, de que los partidos políticos se están debilitando en su función esencial de representación popular y de participación política, porque Marcos transmite credibilidad y certidumbre en el proyecto que defiende, porque su proyecto es servir a la política con el orgullo de contribuir a conseguir una sociedad más justa e igualitaria, sin esperar prebendas a cambio y asumiendo los riesgos que ello conllevaba. Esta actitud es la que da solidez a un modelo de partido y lo que hace que la militancia sea vista dignamente por la sociedad. Y ese ejemplo es el que sirve para que aún sigan existiendo militantes.

Trabajamos juntos en el Senado hace más de diez años, y ya entonces,  además de su exultante militancia, demostraba una madurez avalada por su eficaz trabajo legislativo. Es de las personas que hacen creíble un proyecto.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Actualizar