PUBLICIDAD

Mi Ejecutiva, Espino y yo

Antes de acabar el congreso, ya circulaba entre los grupos de whatsapp esta foto en la que se ve a Espino detrás de la Ejecutiva aplaudiendo a la secretaria general. No dudan a la hora de señalar al "jefe". Con flecha roja, claro.

Con las cosas al aire (y XIII)

Ya está. Se acabó. Y cómo se esperaba fue un congreso a la búlgara. Por segunda vez, como si se repitiera la historia una década después. En diciembre de 2008, tres años antes de que tuvieran que salir "a toda mecha" por el descalabro electoral que lideró, Carlos Espino y su Ejecutiva fueron elegido con el voto a favor de 41 de los 42 delegados que asistieron al VII Congreso Insular. Había provocado que la mitad no asistiera al mismo al impedir que los delegados de Tías, elegidos en una asamblea local donde él intentó llevarse la urna, como secretario de organización que era, para invalidar la votación que intuía contraria a sus intereses. Ante los juegos de despacho, con la derrotada anoche en Tenerife, Gloria Gutiérrez, que era entonces la secretaria de organización de la Ejecutiva Regional que lideraba Juan Fernando López Aguilar, amigo de Manuel Fajardo, valedor de la candidatura de Espino, consiguieron que obligaran a repetir la votación, a la que Tías se negó.  El resto de los críticos de las andanzas de Manuel Fajardo y Carlos Espino, cuando eran inseparables y secretario general y de organización respectivamente, decidieron no ir al Congreso si no permitían acudir a los delegados de Tías al mismo. Era la oportunidad soñada por Carlos Espino para ser secretario general y la aprovechó.

Afines a Dolores, en el Congreso.

Ayer, desde detrás de la Ejecutiva, Carlos Espino fue el muñidor de la operación que repite la jugada. Los delegados al Congreso, a excepción de los de Tinajo, son todos afines a Dolores Corujo. Para ello, se negaron a consensuar listas donde tuvieran cabida los críticos que consiguieron el 40% de los votos emitidos en las Primarias con Marcos Hernández al frente. En Arrecife, los críticos hicieron llegar a Dolores una lista con 17 nombres para incorporarlos al proceso. Pero, desvelando claramente sus pretensiones de Congreso a la búlgara, los rechazó a todos, incluido a Abraham, el cartero, un chico joven que no aspiraba a nada más que a participar en un congreso. Pues no, o eres de Dolores o no ha y congreso. En Tías, la tropa de Pepe Juan Cruz, en la que está Juan Félix Eugenio, con uno de los Pérez de portavoz, preguntó a viva voz, de esa manera tan desagradable que él sabe hacer como nadie cuando encuentra un micrófono ( o sin este, como fue el caso), si se iba a hacer lista conjunta pero los críticos, que aquí son mayoría, decidieron que para protagonizar payasadas ya bastó la de 2008, a la que tampoco fueron. Por aquellos tiempos es verdad que Juan Félix ya estaba con Espino mientras Pepe Juan se atrincheraba con Pepe Reyes para preservar la honrilla. Pero cuando aquello Espino era consejero de los CACT y Juan Félix... bueno eso ya se explicará en otro momento.

Miembros de la Ejecutiva Insular.

Sin más rodeos, ni explicaciones, la realidad es sencilla. Dolores Corujo, asesorada por Carlos Espino, prefiere unos órganos con menos representación pero que van a ir como la seda ante las premisas que marquen ella y Espino. Además, como ella va a estar casi todo el tiempo fuera por las exigencias de la Portavocía Socialista del Parlamento no quiere sobresaltos ni nadie que cuestione su órdenes telefónicas ni el papel encargado a Espino. Sin cargo, pero sólo por debajo de ella. Para ello hace una Ejecutiva, un Comité Insular y elige como miembros del Comité Federal a su gente más fiel y hace algún guiño, como en Tías, a través de José Juan, para las asambleas de las agrupaciones que tienen que elegir, a partir de ahora, a sus comités. Son órganos de ejecución y no de debate, quitándoles su verdadero sentido. Están para respaldar únicamente la voluntad de la líder, sin dejar opción de que se exprese en los mismos los que piensan de forma diferente, pero que son tan afiliados como ellos. En definitiva, a la búlgara.

 Un congreso insular que lleva al partido que fue clandestino hace 50 años a un simple clan de amigos (y familiares). Hay muchos ejemplos pero basta con los más evidentes. Por ejemplo, la madre de Ariagona era delegada por Arrecife, y eligen a su hija para vicesecretaria de Acción Política de Ejecutiva y a su marido, padre de Ariagona, José Antonio González Arroyo, miembro del Comité Insular.  Juan Félix Eugenio y su mujer fueron de delegados al congreso y su sobrina Nieves Vizcaíno va al Comité y su sobrino nieto Pedro Cabrera Vizcaíno al Comité Regional. Tampoco se escapa la novia de la alcaldesa de Arrecife o el hecho de que Pepe Juan meta a Rafael González Rodríguez en el Comité regional, que el hombre no está ya para estos trotes.

Miembros del Comité Regional elegidos en el Congreso.

 No quiero decir que los metan por ser familia. Lo que digo es que el partido se encierra en una cuantas familias que priorizan sus cosas por encima de las del pueblo y eso hace que se rompa la relación con este. En algunas agrupaciones, el peso de algunas familias, donde están padres, hijos, hermanos, yernos, nueras, es tan grande que las asambleas parecen reuniones familiares. Y cierran filas, hasta que se hable de lo de ellos. Es tanto que en algunas ya dicen que el secretario lo elige la familia tal o cual. En Tías, por ejemplo, hay una digna de estudio. Pero, en Tinajo, no se quedan atrás tampoco y las guaguas de Arrecife son más que conocidas históricamente. Si de verdad quisiera hacerse un partido, un verdadero instrumento de transformación social, un objetivo prioritario sería abandonar estas prácticas y abrir el partido a la sociedad haciendo el debate más rico y fresco y no limitarlo a un reparto de cargos, prebendas y sueldos varios.

Miembros del Comité de Ética.

Pero, está claro, esa no es la idea. Se ha apostado por hacer lo mismo que ha llevado al partido a la situación en la que se encuentra. Y no creo que Pedro Viera, con el mismo cargo en esta Ejecutiva que el que tuvo en la Ejecutiva de Carlos Espino vaya a ayudar mucho, salvo a presionar a las agrupaciones para que se sometan a la Insular. ¡Toma 155, moreno!

Dolores tiene todo el poder del PSOE. Con su predecesor en el cargo, Carlos Espino, como asesor, y poco más. El resto está para ver lo que le toca. En primer lugar, si no sale la moción de censura en el Cabildo vendrán los primeros mosqueos. En segundo lugar, como no prepare rápido el relevo el San Bartolomé, tendrá más mosqueos. Y el resto ya se verá. Pero su éxito o su fracaso quedará refrendado en las elecciones de 2019,  porque la idea es hacer las candidaturas "solo con los nuestros" y eso resta muchos votos "de los fieles pero no tontos militantes y simpatizantes socialistas". A Espino la fiesta le duró tres años. Y después a trabajar desde la trastienda. ¿Le pasará lo mismo a Dolores? En principio, ella ya lleva seis años de secretaria general, fue elegida en diciembre del 2011, y es alcaldesa y diputada regional, sueños que Espino no pudo realizar.

Miembros del Comité Insular, máximo órgano entre congresos.

Comentarios  

#1 Tinamala 13-11-2017 17:53
Estoy asombradito con Juan Antonio Cejudo. Con lo que el luchó para que no entrara Carlos Espino, que lo tuvo que hacer por medio del comité de San Bartolomé. Ahora es un subordinado del espinismo.
¡¡ A lo que llega la gente por un puestito ¡¡.
Citar

Escribir un comentario

Código de seguridad
Actualizar