PUBLICIDAD

Primark, Lidl, Alcampo, Leroy Merlin entusiasman al consumidor

La zona industrial y comercial de Playa Honda parece que despierta de su letargo de más de un cuarto de siglo y apunta a convertirse en el centro comercial e industrial de Lanzarote. Estaba llamada a convertirse en una referencia industrial y comercial desde que, en 1991, el Plan Insular de Ordenación Territorial de Lanzarote ( PIOT en aquellos tiempos; PIOL, ahora) le reservó más de un kilómetro de ancho a lo largo de su superficie comprendida entre el municipio de Arrecife y Tías, al norte de la autovía Arrecife-Tías, para este cometido y alejarla de pretensiones turísticas en su costa, al sur de la mencionada carretera.

 Pasaron años los destartalados gobiernos municipales de los años noventa sin saber cómo pulir el diamante en bruto que les dejó en herencia la ordenación insular. Y en bruto se quedó hasta hace unos años, cuando los empresarios lanzaroteños y marcas foráneas empezaron a presionar para encontrar asiento cómodo a sus instalaciones. Es verdad que en el fulgurante desarrollo de los últimos años ha tenido mucho que ver el desastre de Arrecife. Las malas praxis políticas en la capital de la isla, su incapacidad para ordenar su municipio y su prepotencia a la hora de enfocar estos temas han convertido a la otrora referencia comercial e industrial de la isla en un erial empresarial que la empobrece a pasos agigantados. Mientras Arrecife languidece bajo un gobierno socialista en minoría (con sus seis concejales y los dos del PIL, los ocho igual de incompetentes, frente al resto, diecisiete, que mira pero no actúa, que critica pero no se arma a favor de los ciudadanos),  San Bartolomé, con un pacto de gobierno socialista (6 concejales PSOE), nacionalista (2 CC) e insularista (1 PIL), mayoritario, nueve de diecisiete, da vía libre al desarrollo. Empieza a pulir su diamante con esmero.

La ausencia de Loli Corujo, que prefiere ejercer como portavoz del PSOE en el Parlamento que como alcaldesa de su pueblo, pero sin dejar de serlo, no ha sido un impedimento para el desarrollo del municipio.  El nacionalista David Rocío (CC), primer teniente de alcalde, concejal de Comercio y Urbanismo y alcalde accidental en los largos tiempos que Corujo pasa fuera de la isla batallando por sus banderías políticas, y el socialista Alexis Tejera (PSOE), tercer teniente de alcalde, concejal de Obras Públicas y hombre de confianza de la alcaldesa, trabajan codo con codo y no dejan de mirar al 2019. Saben que al margen de lo que pase con Loli, se quede, se vaya o ni una cosa ni la otra, el tiempo va pasando y ellos no pueden estarse quietos. Y en esos están, uno asfaltando Playa Honda y poniéndole las luces que le faltaron a Dolores y el otro metido hasta las trancas en desarrollar la zona industrial y en aprobar el Plan General.

He tenido la oportunidad de hablar con los dos estos últimos días. Y los dos están como motos. Contando obras, proyectos, de ordenanzas para perros, de contratos de limpieza, de acerado, de instalaciones deportivas y actividades. Están convencidos de que lo están haciendo bien. Y de que no necesitan a Loli en San Bartolomé todo el día para que las cosas salgan. Que ellos ya son dos hombritos, que saben qué quiere la gente, qué puede hacer el ayuntamiento y cómo hacerlo. Y en eso están. No quieren saber nada de inestabilidades, ni de censuras, ni de cambios de gobierno, ni de pamplinas. Que Loli se va, pues se pone a Alexis. Que no se va, pues se sigue la hoja de ruta trazada hasta junio de 2019. Y que el pueblo decida el día 9 de ese mes. Por el momento, el día 9 de abril, mañana, lo que se aprueban seguro son los Presupuestos de 2018  y la Unidad Urbanística nº7 de la zona industrial. ¿Se va Loli al aprobarse? Les da igual. Me lo dice uno y me lo repite el otro. Y yo estoy por pensar de que no, de que no se va.

Y estoy por pensar eso, a pesar de que se ha dicho lo contrario, porque con lo que yo veo ilusionados a nacionalistas y socialistas en San Bartolomé es con ejecutar sus obras, aprobar sus ordenanzas y planes. Y al resto que los parta un rayo. Que a ellos lo que les ilusiona es que Primark, Lidl, Alcampo, Leroy Merlín, se localicen en su zona industrial, paguen licencias e impuestos en el municipio y den servicios a la gente. Y, en eso, me parece que coinciden con los consumidores lanzaroteños que vienen a ser, en cierta medida y en gran parte, los mismos que después les eligen a ellos. Si nos atenemos a cómo los lectores devoran las noticias que tienen que ver con esas marcas, convirtiéndolas en las más visitadas del año en todos los digitales, muy por encima de sucesos, fiestas y muertes, creo que no andan muy equivocados dando prioridad a esas políticas, en lugar de protagonizar enfrentamientos y rupturas varias. Actuaciones en las que son unos verdaderos campeones los políticos de Arrecife. Y ya vemos los resultados. ¿Usted, conociendo esa realidad, dónde invertiría? ¿En Arrecife, o en San Bartolomé, como parece que quieren hacer Primark, Lidl, Alcampo y Leroy Merlín?

Comentarios  

#1 Anónimo 08-04-2018 12:41
¡Sí, Señor! Así es.Todo cierto. No cambio una coma de este artículo. Están muy ilusionados, trabajando muchísimo y encima se llevan estupendamente, con un respeto que jamás he visto entre dos fuerzas. Real, real...
Citar

Escribir un comentario

Código de seguridad
Actualizar