PUBLICIDAD

NO a la peatonalización de Punta Mujeres

En pleno mes de junio han llegado las fiestas al Pueblo de Punta Mujeres con el nuevo hit titulado "Te peatonalizo y te callas"

Ya corriendo el fugaz reloj electoral, y encontrándonos a menos de un año para las elecciones municipales, todos los vecinos del Municipio de Haría pensábamos que serían garbanzadas, campeonatos de bola y verbenas. Y efectivamente hay verbena. Amenizada por el Excelentísimo Ayuntamiento de Haría y encabezada por nuestro alcalde electo, don Marciano Acuña Betancort. Como no pretendían quedarse fuera de la lista de hits del verano presentan su candidatura con lo más “calentito” que está sonando muy fuerte en todo nuestro municipio titulado “Te peatonalizo y te callas”. Como buen showman, el hit se merecía ser presentado en público cual candidatura a Eurovisión; tal vez, esperando un feedback de su pueblo soberano.

 

Llegados al gran día, 7 de junio de 2018, y ante la mirada expectante de su pueblo congregado en el Centro Sociocultural de Punta Mujeres, el señor Alcalde, apoyado por su “grupo” y su equipo de seguridad, presentó su nuevo tema para el verano. Y como era de esperar fue tal el desagrado que los espectadores interrumpieron de forma abrupta su actuación. La letra exponía un rotundo rechazo a la soberanía del pueblo, a su voz y su toma de decisiones para con las grandes cuestiones de su pueblo.

Los asistentes al evento ignoraban por completo que en los temas del municipio, en sus temas, no tenían “ni voz ni voto” y que la presentación en busca de opiniones serían realmente imposiciones en el mismo instante que se opusieran.

Los presentes, ya con caras molestas y una vez fueron conscientes de lo que se les venía encima, insistieron en exponer al señor alcalde, don Marciano Acuña, su total rechazo y volvieron a recibir una respuesta impositora. Es más, uno de los presentes en el acto espetó con rabia la cuestión que todos se planteaban, ¿Ahora qué hacemos con los coches para pasar por la zona peatonalizada? Y con buen talante y simpatía obtuvo la siguiente respuesta, “Si quieres pasar por esa zona, te montas en la bicicleta”. Un claro ejemplo de la democracia conciliadora que se está experimentado en nuestro municipio. Son muchos los vecinos y asiduos a la zona que se plantean la misma cuestión porque la peatonalización altera gravemente su modus vivendi y porque además se plantea sin llevar a cabo un sondeo de opinión previo entre los afectados.

En aquel momento los presentes al gran evento, pactado y pautado desde hace meses en el más absoluto secretismo, se dieron cuenta que habían cometido un gran error en las elecciones pasadas en las que el señor alcalde presentó su candidatura como el gran salvador, el señor del talante, la democracia, la voz del pueblo; en definitiva, como el gran cambio que todos requeríamos en el municipio. Cierto es que ha existido cambio, sí, aunque solo de rostro porque las siglas siguen siendo las mismas y sobre todo las formas de su partido que siguen latentes lastrando a nuestro municipio.

Puestos a ponernos serios y dejando a un lado la sátira con la que suavizar la gravedad de lo que aconteció el pasado 7 junio en el teleclub de Punta Mujeres, el señor alcalde arrojó por la borda otra de sus promesas con imposiciones dictatoriales; modus operandi que se asemeja a las malas prácticas llevadas a cabo en Arrecife.

La peatonalización del pueblo de Punta Mujeres se equipara a la medida llevada a cabo en nuestra capital también con imposiciones, sin opiniones, sin planificación y forzando a un pueblo a acatar las medidas impositoras de su “Excelentísimo”. Es incompresible e inconcebible que después de lo acontecido en Arrecife con el cierre de la Avenida Marítima, con total alevosía el alcalde imite las prácticas y las traslade al pueblo de Punta Mujeres con el agravante de ser conocedor de la lucha mantenida por los vecinos de la ciudad.

Mientras los trabajadores municipales se preparan para cumplir las órdenes de arriba y se ignora la voluntad de un pueblo, los vecinos recogen firmas en un intento desesperado por conservar su dignidad.  Los vecinos de Punta Mujeres desean y exigen ser atendidos por su Alcalde, esperemos, que éste sea capaz de escuchar el clamor popular de su gente.

 Cierta es aquella cita de George C. Lichtenberg que dice: “Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto”.

El pueblo de Punta Mujeres no está solo, el municipio entero de Haría está con ellos.

Aduén Andrés  Morales García, vecino del municipio de Haría

Escribir un comentario

Código de seguridad
Actualizar