PUBLICIDAD

"Me han echado de mi partido y no voy a estar donde no me quiere"  

 

Vine para ayudar, para preocuparme por los problemas de mi municipio, por mis vecinos y que mi hijo pudiera crecer en un lugar mejor. La situación del Partido Popular en el sur de Lanzarote era como mínimo complicada, sin lugar para poder realizar una oposición leal y constructiva, sin equipo y sin medios, decidí dar un paso al frente. El proyecto me ilusionaba, aunque entendía las complicaciones y que quizá no era la mejor apuesta. Soy autónoma, emprendedora y sobre todo concienciada de los problemas que tiene la gente de a pie todos los días.

 Mucho trabajo. notas de prensa, muchos actos pulsando las necesidades de nuestros convecinos, mucho estudio pero hemos conseguido ser reconocidos y sobretodo nos hemos convertido en un actor más de la política sureña lanzaroteña. Todo este trabajo sorprendentemente no sólo no se premia sino que se castiga.

 Descubrí  por la prensa que por parte de mi Partido se había decidido  hacía tres días negociar la incorporación al partido de otro líder de otro partido político……. Pedí explicación y me respondieron "con un mar de mentiras, llamadas sin responder, mensajes sin contestar, negativas, etc... manteniendo tapada la verdad". Cuando mi partido se dignó a mantener una reunión conmigo, descubrí que  dicho líder había exigido para su entrada en el partido los cuatro primeros puestos de la lista en las próximas elecciones municipales... Aquí no se pensó en el equipo que tan duramente ha estado trabajando en estos últimos meses sino en un equipo ya formado y que viene rebotado de otro grupo político y con signos políticos tan alejados del proyecto de mi partido que viene a "colonizar" el lugar que corresponde a este grupo tan válido.

 Es evidente que no me quede callada como Presidenta del Comité y como líder de este equipo expuse lo que pensaba..... ¡Este ha sido mi mayor ERROR! En un partido no puedes llevar la contraria porque  de primeras te gritan y luego te crucifican. Ante mi negativa a moverme a un lado, desde la dirección del Partido se solicitó un comité donde se vota "democráticamente" la entrada a este grupo, que aparece y desaparece según sus intereses particulares.

 Intervengo en este comité. No entendía si era una cámara oculta o no, pero mi posición estaba marcada porque no se ha valorado todo el trabajo que se había hecho en Yaiza. Con todo esto he entendido que el partido popular de Lanzarote se ha convertido en una "dictadura" sin importarle la gente y a costa de todo y que son muchas las personas válidas que se quedan en el camino.

 Nuestra responsabilidad son las personas que nos votaron y que confían en que haremos todo lo que posible por hacer de nuestra isla un lugar mejor y no luchas por la espalda y reconversiones ideológicas tan difíciles de explicar. Perpleja me he quedado al descubrir que la política es otra cosa tan distinta... Si utilizáramos el tiempo en preocuparnos verdaderamente de los vecinos y no de pegarse "puñaladas" traperas, criticarse constantemente, acatar órdenes sólo porque con ello sigo manteniendo mi puesto y sin ser capaces de llevar la contraria aunque pienses diferente...

Y para el partido y utilizando el mismo medio por el que todo mi equipo y yo nos hemos enterado de todo esto NO acepto ese tercer puesto que se me ha impuesto como migajas, ni los puestos del cabildo ni del parlamento.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar