PUBLICIDAD

La voz canaria en Madrid

Cada vez que llegan las Elecciones generales, empieza la traquina de la voz canaria en Madrid. Los partidos nacionalistas, que al parecer no tienen más propuesta política que trasladar la musicalidad del acento isleño a las Cámaras, repiten hasta la náusea que son los únicos capaces de semejante hazaña.

No sabía yo que algún reputado foniatra, después de años de ardua investigación, haya decidido que las mejores voces del archipiélago son las que se reúnen en torno a las siglas de Coalición Canaria. Las más afinadas, las más correctas, las mejor timbradas para ser escuchadas en el Congreso y en el Senado.

 ¿Acaso yo, que nací en Arrecife, capital de Lanzarote, isla reconocida oficialmente en nuestro Estatuto de Autonomía como parte del territorio de la Comunidad, no tengo una audible y clara voz canaria? Y milito en el Partido Socialista.

 Igual puede decirse del resto de compañeros del partido o de los que integran las filas del PP, el PIL, Alternativa Ciudadana o PNL, por mencionar solo a unos cuantos.

 Por otra parte, soy de la opinión de que no es necesario ser canario viejo o llevar en el ADN vestigios guanches para defender con rigor, criterio y honestidad los intereses de las islas en las Cámaras.

 Vivimos en sociedad multicultural, rica y diversa, formada por personas de todos los rincones del mundo, muchas de las cuales se han integrado hasta el punto de adquirir un compromiso político de defensa del interés general, a través de algún partido.

 ¿Pesa sobre estos ciudadanos alguna duda respecto a su interés legítimo por el progreso de las islas, dado que no disponen de una voz canaria? Deberían sus candidaturas potenciales ser rechazadas por el electorado, en tanto que no sesean con la elegancia propia del político local?

 Seamos serios. No es una voz canaria lo que buscamos el próximo 20 de noviembre. Es una voz audible, cargada de razones, sensible con la realidad social, con ideales y valores y que sepa trasladar con nitidez las necesidades de nuestra comunidad. Lo demás son cuentos y banderas.

 

 (*) José Montelongo es secretario del Comité local del PSOE de Arrecife

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar