PUBLICIDAD

Haría propone a María Luisa Perdomo como candidata a la distinción ‘Viera y Clavijo 2017’

El Ayuntamiento norteño considera que la que fuera directora del Colegio Libre Adoptado de Haría reúne todos los requisitos establecidos por el Gobierno regional

El Ayuntamiento de Haría acordó, en sesión plenaria celebrada el pasado lunes, 6 de noviembre, proponer  la figura de María Luisa Perdomo Sosa como candidata a la distinción ‘Viera y Clavijo 2017’ en el ámbito de la educación no universitaria de la Comunidad Autónoma de Canarias, que persigue premiar a los profesores, centro docentes y colectivos de la comunidad educativa del Archipiélago, al considerar que reúne todos los requisitos establecidos por la Consejería de Educación del Ejecutivo autonómico.

 

María Luisa Perdomo Sosa se licenció en Filología Clásica, Latín y Griego por la Universidad de La Laguna, siendo la segunda mujer de Lanzarote y de su generación en concluir unos estudios universitarios.

Tras pasar por varios destinos en Canarias y la Península se incorpora, en la década de 1960, al Instituto Blas Cabrera Felipe de Arrecife.

En el mes de julio de 1967 el Ministerio de Educación autoriza la puesta en funcionamiento del Colegio Libre Adoptado de Enseñanzas Medias de Grado Elemental Mixto de Haría, el segundo más antiguo de la isla de Lanzarote.

María Luisa Perdomo se incorpora en comisión de servicios el 20 de octubre de 1968 al Colegio Libre Adoptado de Haría, donde ejerce como docente y se hace cargo de la dirección del colegio hasta su transformación en extensión del Instituto Blas Cabrera Felipe de Arrecife durante el curso 1975/1976, motivada por la aplicación de la Ley General de Educación de 1970.

Por su labor en el municipio norteño, ha sido un pilar clave en la historia de la educación en Haría, no solo como docente, fomentando y animando a los jóvenes a continuar con sus estudios, sino también desde el ámbito administrativo.

Como directora del colegio formó parte del grupo de trabajo formado por la corporación municipal y el profesorado para poner en marcha un servicio de transporte que garantizara el traslado de los alumnos de los pueblos de Guatiza, El Mojón, Teseguite y Los Valles y de las zonas más alejadas del municipio. Gracias a ese servicio de transporte muchos jóvenes del municipio y de pueblos limítrofes pudieron continuar sus estudios.

La puesta en marcha del Colegio Libre Adoptado en Haría supuso un gran paso adelante y una apuesta decidida por la educación como base fundamental para el progreso y el desarrollo del municipio. La unidad de todos los sectores de la sociedad implicados, profesorado, ayuntamiento, padres, alumnos y vecinos en general, fue determinante para la consecución del mismo y sobre todo para lograr que en 1975 Haría contará con un edificio específico para albergar el Colegio Libre Adoptado. El primero en la isla fuera de Arrecife.

La aplicación de la Ley General de Educación de 1970 supuso la desaparición de los colegios libres adoptados y su transformación en instituto. Desgraciadamente Haría no contaba con una matrícula de 200 alumnos para convertirse en instituto independiente. La falta de alumnos y el progresivo descenso de la natalidad hizo peligrar el centro, pero la apuesta decidida de todos los sectores de la población por mantener el instituto en Haría se logró solventar al convertirse durante el curso 1975/1976 en extensión del Blas Cabrera Felipe de Arrecife.

A partir de ese momento María Luisa Perdomo Sosa pasa a realizar las funciones de jefa de estudios. Durante más de 19 años, contribuyó con su trabajo a hacer realidad el sueño del pueblo de Haría: conseguir que los jóvenes del municipio pudiesen finalizar sus estudios de secundaria sin tener que trasladarse a la capital de la Isla.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Actualizar