PUBLICIDAD

Los chinijos disfrutan de las jornadas de "La hora del código" impulsadas por los CACT

Las diferentes jornadas celebradas en el Centro de Innovación abierta [espacio 48] ponen el cierre a una iniciativa que ha permitido potenciar e incentivar la creatividad entre las jóvenes promesas de la isla a través de la programación en bloques basada en juegos como Angry Birds, Star Wars y Minecraft

Los Centros de Arte, Cultura y Turismo del Cabildo de Lanzarote (CACT) en colaboración con el Centro de profesores de Lanzarote han puesto punto y final a las cuatro jornadas de la hora del Código, un movimiento global impulsado por la asociación sin ánimo de lucro CODE.ORG, que promueve la introducción de los conocimientos en programación informática entre los más jóvenes y que ha contado con la participación de una treintena de alumnos de 4º,5º y 6º de primaria de más de diez Centros educativos diferentes de la isla.

 De esta manera, los CACT continúan apoyando e incentivando proyectos innovadores, como en este caso, destinado a fomentar el talento local a través del acercamiento de la programación informática a edades tempranas, algo que aporta numerosos beneficios educativos y que facilita el incremento de capacidades a la hora de desarrollar habilidades como la resolución de problemas, la creatividad o el pensamiento con lógica.

 Los participantes en "La Hora del código", se han enfrentado al reto, a través de las diferentes sesiones autodirigidas que ofrece CODE.ORG, cada una con una hora de duración, permitiendo adentrándose en el mundo de programación por bloques, un sistema que facilita la incorporación de esta disciplina a edades tempranas. Un entretenimiento que acogieron con solvencia y diversión a pesar de que la mayoría se enfrentaba a ello por primera vez.

 Cabe destacar, que es la primera vez que los CACT se lanzan a impulsar esta iniciativa que se ha convertido en un movimiento global en más de 180 países y en el que CACT Lanzarote ha conseguido convertirse en un evento destacado a nivel mundial entre las casi 200.000 sesiones organizadas a nivel mundial en 2018.

 El Reto Final

 Tras la celebración de las primeras tres sesiones, el sábado 1 de diciembre se ponía el punto final a las jornadas de "La hora del código" en una jornada que reunió a todos los participantes de las sesiones anteriores. El reto consistió en dividir a todos los alumnos en equipos mixtos formados por estudiantes de todas las edades con el objetivo de crear su propio juego poniendo en práctica todos los conceptos adquiridos previamente. Cada equipo dispuso de su espacio de trabajo correspondiente, así como la figura de un mentor encargado de acompañar y asegurar el correcto funcionamiento del reto. Para finalizar cada equipo dispuso de un tiempo para presentar su juego.

Finalmente, tras la deliberación, fue el equipo con su propuesta "Misión navideña" y conformado por Manuel Poyato, Arián Rodríguez, Gavin Girota, Sara Bouzón, Samuel Boccheta y Martín Dimov quienes se hacían con el primer premio del concurso, recibiendo cada uno de los ganadores su correspondiente robot programable. El jurado estuvo integrado por Fernando Posadas y Esperanza Martínez, miembros del Centro de Profesores de Lanzarote, Aránzazu Pérez García, del Departamento de Transformación Digital de los CACT, así como el Consejero delegado de los CACT, José Juan Lorenzo. El jurado valoró no sólo la funcionalidad de los juegos, sino que también tuvieron en cuenta otros aspectos como la creatividad, movimiento, sonido, así como la exposición y presentación llevada a cabo en la que los alumnos pudieron detallar en qué se habían inspirado y el objeto de sus diseños para lograr hacer más atractivo el juego.

 El consejero de los CACT, Echedey Eugenio, apuntaba durante las finales del concurso la importancia de seguir convirtiendo estos retos en foros de encuentro e intercambio de experiencias y valores profesionales. "Este tipo de proyectos y retos ayudan a crear espacios nuevos y creativos; que hoy desarrollamos en Espacio 48, pero que pronto seguiremos promoviendo en el Islote de la Fermina, junto a la marina de Arrecife, donde hoy ya estamos interviniendo".

 Durante la jornada final, los participantes contaron también con el apoyo de diferentes profesionales del sector, quienes quisieron a través de diferentes videos transmitir un mensaje a todos los participantes. Bruno Cendón, trabajador de Facebook desde Silicon Valley, animo a los niños a continuar con el aprendizaje. Josué Candela, lanzaroteño y programador de la empresa británica de videojuegos PlayTonic Games, también quiso trasladar a los más jóvenes su experiencia dentro del mundo profesional de los videojuegos y los roles que participan en la creación de un juego, y además su empresa obsequio a cada uno de los ganadores, un ejemplar de su juego estrella YOOKA-LAYLEE para PlayStation4, Xbox One o PC. Por su parte, Pablo Medrano, CEO de Casual Robots quiso también enviar un divertido mensaje que se realizó a través de un robot programado llamado Pepper.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Actualizar