PUBLICIDAD

LOS ACTOS DELATAN AL ACTOR

Normalmente, cuando un grupo de gobierno impone con excesivo rigor, que a veces es el menos rigor permitido, a un concejal de la oposición la restricción de sus intervenciones, el resto de la Oposición sale en su defensa. No fue ese el caso de la Oposición de Arrecife cuando la alcaldesa expulsó del pleno al concejal del PP Jacobo Medina de forma "precipitada", quitándole los derechos fundamentales que tiene un concejal por elección popular. Sorprende que ni Ganemos, ni Ciudadanos, ni Somos cayeran en cuenta de lo que significa una decisión de estas características, que rompe la representación popular y distorsiona la votación en el pleno por un mero cabreo con la alcaldesa. Aunque hay quien no se sorprende porque entiende que estos tres partidos le están haciendo el coro al PSOE, como ya hicieron en el mandato pasado Nayra Callero y Emilia Perdomo, díscolas de sus respectivos partidos, apoyando, sin reconocerlo, pero votando a favor tantas veces como fuera necesario o así lo entendiera el grupo de gobierno. En fin, esa es la parte positiva de estas cosas, que deja a todos y todas con sus vergüenzas al aire.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar