PUBLICIDAD

LA ACTIVACIÓN DE LA IMAGINACIÓN DE ASTRID Y SEVERINO NO TIENE LÍMITE  

 El Ayuntamiento asegura que “la activación de las licencias urbanísticas” logra bajar el paro en Arrecife. Ese es uno de los titulares que recoge ELPERIODICODELANZAROTE.COM en una de sus noticias, elaborada con una nota de prensa facilitada ayer a los medios de comunicación por el Ayuntamiento de Arrecife que preside Astrid Pérez y tiene como responsable de prensa a Severino Betancort.

Ambos, además de parecer que están encantados de haberse conocido, confunden comunicar lo que ocurre con hacer notas de prensa con lo que se les ocurre a ellos. Y esta última es todo un ejemplo. Extasiados con la trascendencia mediática que ha tenido el desbloqueo de la licencia para la rehabilitación de un inmueble significativo en la calle Real, han acelerado a tope su imaginación y ese acto ya está reduciendo el paro en la capital. Salvo que tuvieran sin dar de alta en la Seguridad Social a los técnicos de la Oficina Técnica que han supervisado el proyecto, muy difícil parece que esa decisión tenga ya trascendencia en las cifras de paro de la ciudad. Mucho más difícil parece que tenga impacto con carácter retroactivo en las cifras facilitadas a principios de mes.

A Astrid y Severino parece que les pasa lo mismo que aquel señor que se rascó un día una axila y empezó a llover, y creyó que era él el que provocaba la lluvia. Y cuando, con sorna, los amigos le preguntaban qué hacía en  pleno agosto cuando le picaba la axila, sin una nube en el cielo,  él contestaba, con igual humor, que en esos casos simplemente no se rascaba.  Pues Astrid y Severino no dan el más mínimo dato de contrataciones en esas obras, ni la procedencia municipal de los mismos, sólo aprovechan que baja el paro en Arrecife  y se rascan. Da igual que esos vecinos hayan podido encontrar trabajo en otro municipio o en otro sector, lo que les interesa a ellos es decir que Astrid acaba con el paro. Cuando, en realidad, con lo que tienen que acabar antes son con estas triquiñuelas desvergonzadas y mentirosas que ya se sabe el resultado que dio en Tías. ¡Que sigan rascándose, que se pueden quedar muy rascados por no aceptar los éxitos tal como vienen, sin necesidad de exagerarlos de forma hiperbólica!