PUBLICIDAD

Cómo proteger tu Lotería estas Navidades. Sí, es posible

El comparador de seguros Acierto.com recaba los pasos y precauciones básicas que debería tomar todo aficionado a la Lotería, tanto si juega solo como acompañado

Durante las próximas semanas y con motivo de las Navidades tendrán dos de las citas más esperadas del año: los sorteos de la Lotería. Sí, porque casi la mitad de la población participa en este tipo de juego, y no solo eso, sino que precisamente la de Navidad supone el 50% de las ventas anuales de Lotería de España. Un porcentaje que crece cada año y que se ha visto incrementado como consecuencia de las compras de boletos online, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

Dicho lo cual, pongámonos en la peor de las situaciones: ¿qué pasa si perdemos el décimo?, ¿y si nos lo roban? El comparador de seguros Acierto.com recaba algunas de las mejores prácticas que podemos llevar a cabo tanto si jugamos solos como en compañía. Estas son algunas pautas de actuación básicas.

En caso de robo o pérdida del décimo

Lo más importante a la hora de demostrar que el décimo es nuestro en caso de que lo extraviemos, o nos lo roben, es contar con una fotografía del mismo que recabe sus datos, es decir, el número, serie, etcétera. También podemos anotarlos. Lo más importante es que contemos con un justificante de pago, es decir, un documento o factura que acredite que lo hemos comprado nosotros. Otra opción es fotocopiarlo, digitalizarlo o adquirirlo a través de una plataforma online. De esta manera queda un registro.

Dicho lo cual, lo primero será interponer una denuncia para conservar el derecho a recibir el premio si el décimo en cuestión finalmente toca. Por supuesto esta ha de realizarse con antelación al sorteo. En caso de que el boleto sea premiado por un valor inferior a los 2.500 euros, podremos acudir a cualquier punto de venta oficial para cobrarlo, mientras que si excede esta cantidad es posible que el proceso se paralice y tengamos acudir al juzgado. De hecho, deberemos realizar un escrito de reclamación del pago y dirigirlo a la Asesoría de loterías y Apuestas del Estado, adjuntando la documentación correspondiente.

Cómo compartir tu décimo con seguridad

Por otra parte, la encuesta apunta a que 3 de cada 4 españoles juegan a la Lotería de Navidad en compañía, algo que no nos extraña si tenemos en cuenta la variedad de “frentes” que suelen abrirse en estas fechas. Precisamente por eso y, por si toca, existe una manera de compartir el décimo con seguridad. Basta con tomar una serie de sencillas precauciones, de hecho no es necesario siquiera acudir al notario para que de fé de que estamos compartiendo el billete en cuestión.

Lo primero que deberemos hacer es fotocopiarlo y repartir las copias entre los jugadores. También puedes realizar una foto y enviarla por WhatsApp, pero solo servirá de prueba si aparecen los datos del depositario y los participantes. Para conseguirlo crearemos un grupo específico para el décimo y enviaremos una captura del boleto que se juega, añadiendo un mensaje explicativo con la participación de cada persona, fecha del sorteo y demás. Debería figurar, asimismo, quién se encargará de la custodia del décimo, en este caso el máximo responsable.

Los premios de lotería son al portador, un titular que recibe su cobro completo salvo que se demuestre lo contrario. Las declaraciones por sí solas y los contratos verbales no suelen ser suficientes y tampoco estaría de más firmar el décimo y dejar constancia por escrito de que lo estamos compartiendo (con DNI, etcétera).

Otro modo seguro de compartir el décimo es recurriendo a los tradicionales talonarios de lotería nacional con sus respectivas papeletas firmadas, que se pueden adquirir en papelerías y estancos.

Más allá del billete físico

Más allá del billete físico, también es posible que hayas adquirido el billete online. Una tendencia en auge pero ante la que también hay que tomar precauciones. Prestar atención a los correos de suplantación de identidad será clave, por ejemplo. Una estafa clásica es hacerse pasar por la web en la que hemos adquirido el boleto y solicitar de nuevo los datos de la tarjeta, argumentando un fallo en el cobro o similares. También pueden pedir que descarguemos un archivo adjunto o similares.

Optar por una conexión privada (que no pública) evitará que nuestros datos -personales, bancarios, etcétera- sean interceptados con facilidad. Algo que deberíamos tener en cuenta cuando realicemos cualquier compra a través de la red. Lo mismo ocurre con los ordenadores públicos (de un locutorio o biblioteca, por ejemplo). En todo caso, mantén el tuyo correctamente actualizado y acuérdate de instalar un buen antivirus.

Otro aspecto fundamental radica en revisar el protocolo de seguridad de la web. Una manera muy sencilla de hacerlo es fijarse en la url. Tras el http debería figurar también una ese, es decir, https. La presencia de un candado en la parte inferior de la ventana es otro indicativo de seguridad y de que la página emplea un certificado digital reglado que confirma su autenticidad y que los datos viajan por ella de forma cifrada.

Recurre a webs fiables, conocidas, que cuenten con verificaciones y opiniones de otros usuarios. Revisa la política de contacto, la dirección desde la que parte el producto, el importe de la compra y del envío, y el tiempo de reparto. Sospecha de los precios demasiado bajos.

Comprueba que en el décimo figura el sello de la entidad correspondiente y el texto Fraccionamiento autorizado por Loterías y Apuestas del Estado. Opta por un sistema de pago seguro (como PayPal, por ejemplo) y recela de las transferencias.

Un seguro contra la fuga de empleados premiados

Existen algunas aseguradoras que cubren al empresario en caso de que su plantilla decida marcharse. De lo que se responsabilizan es de los costes derivados de contratar una agencia de selección de personal, así como de los gastos correspondientes a las horas extra que hayan tenido que pedirse a los trabajadores que sí se han quedado (y que, consecuentemente, han visto incrementada su carga de trabajo).

Además de en estas circunstancias, este tipo de póliza resulta de gran utilidad en caso de que la competencia fiche a “tus mejores talentos”. Algo relativamente habitual en sectores como la aeronáutica (¿quién no recuerda el caso de Ryanair?), las finanzas y la tecnología. Aquí también hay que tener en cuenta el “robo de datos” e información.

Tampoco podemos dejar de hablar de las pólizas específicas de Infidelidad del Empleado -o Fidelidad, el nombre cambia según la aseguradora-, pensado (entre otros) para las financieras, y que protege el patrimonio del asegurado en caso de apropiación fraudulenta de los empleados de bienes, valores, fondos, dinero y activos mediante la estafa, robo, hurto y demás. Asimismo, suele cubrir las consecuencias del uso ilegítimo del terminal de comunicación y de la defraudación del fluido eléctrico.

Más allá de lo comentado, fidelizar al empleado para que se sienta comprometido con la empresa será clave para evitar la fuga de talentos en los casos referidos. Un punto en el que entran en juego los incentivos profesionales, los retos, la motivación, los planes de formación y la promoción de un clima laboral saludable, entre muchas otras cuestiones.

Así y aunque el lema por excelencia de Loterías y Apuestas del Estado sea, paradójicamente quizás “el mayor premio es compartirlo”, nunca estará de más anticiparse a malas experiencias y sobresaltos.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar