PUBLICIDAD

¡Qué falta nos hace ahora un Cocelan de verdad!

Hay cosas que no te gustan, otras que te cabrean; pero, por encima de unas y otras,  están las que te indignan. Yo, que fui testigo de la ilusión con que muchos lanzaroteños, el Cabildo y muchos empleados públicos, se entregaron para crear en los años 70 la Cooperativa de Consumidores de Lanzarote, Cocelan, precisamente por la necesidad de tener productos de calidad a buenos precios, me llevo las manos a la cabeza porque, precisamente ahora, ante la situación que se está viviendo, nos quedemos sin Cocelan. Es para volverse loca. Ahora que necesitamos los productos de la alimentación más baratos, Cocelan cierra sus puertas por problemas económicos precisamente. Me cuentan que se encuentra en un concurso de acreedores, por haber tenido pérdidas en 2011 de unos 232.000 euros.

Dicen desde la directiva que han bajado las ventas en un 20,88% con respecto a 2010. ¿Pero se refieren a los productos alimenticios, los productos básicos, que fue para lo que fue creada, o en la venta de electrodomésticos y otras mercancías incorporadas  por esa misma directiva? ¿Hasta que punto se debe esa caída de ventas y el cierre de Cocelan a la situación del mercado y no al comportamiento de la directiva y sus decisiones? ¿Se va a investigar cómo se cierra Cocelan mientras hay pequeños supermercados que sobreviven en Lanzarote gracias a los abusos a los que someten al consumidor los dos grandes monopolios de la alimentación? El cierre de Cocelan está claro que perjudica a los consumidores, pero se sabe a quién beneficia. ¿Todos aquellos socios que crearon la cooperativa en su día saben exactamente cuál ha sido el recorrido de aquel Cocelan que funcionaba a este que se cierra? ¿Se puede cerrar porque sí, enajenar sus propiedades y no pedir más responsabilidades? Sinceramente, me quedo boba. Cuando más se necesita un centro de estas características, se cierra y sus responsables, que no eran sus propietarios, se van de rositas. ¿Se puede considerar otro Bankia a la lanzaroteña? Vamos a ver lo que dice la concursal, pero, de momento, hay que ir  a comprar a los de siempre para que se sigan forrándose mientras el pueblo mal come, malvive y se aguanta sin ni siquiera recibir las correspondientes explicaciones.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Actualizar