PUBLICIDAD

De la capital del deporte a la ciudad del desamparo

 

Mayo de 2015, Elecciones Autonómicas y Municipales, Coalición Canaria tenía (y tiene) claro cuáles eran (y siguen siendo) las prioridades de nuestro municipio. Elaboramos nuestra lista pensando en dar continuidad a un trabajo que ya veníamos desarrollando desde el mandato anterior; primero como grupo en la oposición y un año después (2012) ostentando la Alcaldía y formando parte de un grupo de gobierno que funcionó a las mil maravillas porque si algo teníamos todos en común es que Arrecife era nuestra prioridad.

Se hizo un gran trabajo sacando adelante proyectos y poniendo en marcha iniciativas que todo el mundo conoce, que hemos recordado un millón de veces y que no voy a volver a repetir en este artículo para que no me tachen de pesado.

Pero sí quiero detenerme en uno de esos grandes proyectos porque a él entregué toda mi ilusión, mi esfuerzo y mi trabajo como concejal de Deportes, siempre apoyado por mis compañeros de partido y por el equipo humano y técnico que formaba parte de dicha Concejalía y de otros departamentos del Ayuntamiento, que se involucraron para que todo saliera adelante.

Un proyecto que con sólo nombrarlo lo decía todo: “Arrecife capital del deporte”. Y lo conseguimos, logramos que Arrecife fuera reconocida como la capital del deporte apoyando y promocionando al deporte base y federado; mejorando las instalaciones deportivas e incrementando nuestra oferta; poniendo en marcha planes promocionales de actividades deportivas; incrementando el personal del Área de Deportes para atender debidamente a los clubes; trayendo a Arrecife grandes pruebas deportivas que a su vez arrastraban un turismo de calidad y respetuoso con el medio… y lo dejamos todo preparado para que con sólo apretar un botón, el Pabellón de Argana fuese una realidad.

… Y en cinco meses lo destrozaron todo. Pasaron por encima de todo el trabajo y de los vecinos de Arrecife como una de las plagas de Egipto, o como el caballo de Atila que, como decían, por donde pasaba no volvía a crecer la hierba.

Así han dejado a la capital del Deporte…, muerta, desamparada, sin actividades deportivas, sin pruebas de alto nivel, sin cuidado de las instalaciones, sin Pabellón de Argana, sin subvenciones, sin apoyo a los clubes, sin presencia en los torneos… Lo han destrozado todo de una forma absurda y kafkiana.

No han sabido recoger el testigo y continuar el trabajo, han jugado con la ilusión de los más pequeños negándose a celebrar la clausura del Torneo Prebenjamín de Fútbol; un acto que cada año reúne a las familias de más de 350 niños y niñas de todos los clubes de la isla…

Eso es lo que han hecho; pasarse por el arco del triunfo todos los valores que el Deporte transmite: esfuerzo, superación, compromiso, trabajo en equipo, perseverancia, igualdad, respeto, deportividad, solidaridad, compañerismo, cuidado de la salud, y muchos más.

Nosotros seguimos trabajando por el deporte, planteando iniciativas como el desarrollo de un plan de infraestructuras deportivas que, imagino, aprobarán en pleno y luego guardarán en la gaveta como están haciendo con tantas y tantas cosas.

Pero tenemos una oportunidad, una gran oportunidad para que Arrecife recupere su título de Capital del Deporte. Un año, sólo un año más y las urnas hablarán de nuevo. Nosotros hemos demostrado que si hay interés, las cosas salen adelante, si hay interés los clubes cobran, si hay interés los torneos se celebran, si hay interés las grandes competiciones deportivas se celebran en Arrecife, si hay interés, nuestros chinijos no se quedan sin su acto de clausura… Habiendo interés, Arrecife volverá a ser reconocida como la Capital del Deporte.

Jacobo Lemes Duarte, Vicesecretario del Comité Local de CC en Arrecife y ex concejal de Deportes

Escribir un comentario

Código de seguridad
Actualizar