PUBLICIDAD

El chorro que mece la bota

Es de cuero pero está llena de vino. Su chorro enérgico responde a la presión que hace el bebedor con sus manos en su cuerpo de pera. Es la bota, producto de romería, caminatas y actividades campestres. Busca la boca desde lo alto, con líquido continuo y fervor etílico. No hay fiesta popular en la que no aparezca el de siempre convidando con la bota, aunque su apariencia alegre, su caminar ladeado y sus ojos saltones nos den señales inequívocas del lugar en el que se encuentra ya la mayor parte del fruto de la parra exprimido y fermentado. Una bota siempre hace amigos, aunque esté caldeada…

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar