PUBLICIDAD

¿Astrid, alcaldesa?

Eso es lo que hay (Elecciones locales) (XIII)

La presidente del PP en Lanzarote y candidata a la Alcaldía de Arrecife, Astrid Pérez, se ha puesto las pilas y está desatada, volcada en la campaña capitalina como nadie. Astrid sabe que puede ser alcaldesa, o por lo menos sabe que es ahora o ya es nunca. Y por eso ha puesto el turbo en la recta final de la campaña electoral. Presencia en medios de comunicación, carteles inmensos con su cara, videos circulando por las redes y día sí y día también presenta propuestas y mas propuestas para cambiar Arrecife, para revertir la situación de la capital que se encuentra en el caos, según ella misma repite cada vez que tiene oportunidad. Lo dicho, está desatada y siente que esta vez sí se puede.

 Sabe que la primera batalla a ganar está en ser la más votada, para lo que necesita subir un poco y que el PSOE baje un mucho y CC se quede donde está, no más. Aunque las Generales la han despistado un poco con el excelente resultado de los rojos en Arrecife, y la flojera del PP y la resistencia de CC, ella está convencida de que el desastre que es Arrecife actualmente, obligará a votar en clave local. Vamos, que la gente va a apostar por una persona con experiencia, con formación y centrada, para darle la vuelta al caos. Y en ello está.

Astrid no lo tiene fácil pero, al margen de las debilidades obvias de la marca que preside y del acantonamiento del voto socialista en la capital, a pesar de las mermas internas y mala gestión del Ayuntamiento, la mayoría de los arrecifeños sí ven en ella una candidata con superior talla política y experiencia profesional y de gestión que en los cabezas de las trece candidaturas restantes que concurren a estas elecciones.

Astrid, con sus defectos, que los tiene, y virtudes, que también, es la única candidata que es líder de una organización política insular de cierta dimensión y ejerce un protagonismo social. En los otros partidos, también en los grandes, traen a Arrecife a los que no se pueden colar ni a la candidatura al Cabildo, donde están sus verdaderos líderes, ni en la del Parlamento en puestos de salida. Es verdad que Astrid se reserva en la recamara (quizás quedara mejor decir en la Cámara) un sillón en el hemiciclo encabezando la lista del PP por Lanzarote, pero esta vez está más por sentarse en la Alcaldía que por irse, sin más, a Santa Cruz de Tenerife.

Astrid sacó en las pasadas elecciones de 2015, donde ya fue candidata, al Ayuntamiento de Arrecife, en un momento muy malo para los populares, 2687 votos, se quedó a 359 de CC y a 763 de José Montelongo, que era el candidato del PSOE. Con todo en contra, y con el PSOE de Montelongo repuntando, se quedó la tercera, por detrás de CC, aunque con el mismo número de concejales, 5 frente a los 6 del PSOE. Entre estos tres partidos sigue la lucha por ser el más votado. Y en el panorama actual, no sería raro que se colocara en votos por delante del PSOE y CC y que, incluso, les metiera algún concejal de diferencia. A eso está jugando.

Fuera de ese pelotón de tres, de los clásicos de Arrecife, se juega el gobierno. Y también la alcaldía. Que una cosa es ganar las elecciones y otra muy distinta ganar la votación de los concejales el día de la constitución de la corporación. No hay que olvidar que son los ediles recién incorporados al pleno los que deciden, a mano alzada o de forma secreta, quién es la alcaldesa o alcalde de la corporación. Y a esa situación se va a llegar con incertidumbre porque nadie va a sacar 13 concejales de los 25 que componen el plenario para su partido y convertir en un trámite el pleno.

Pero para llegar al reparto de concejales, a través del criterio del famoso D´Hont, hay que superar el 5% de los votos emitidos, que si se mantiene el mismo porcentaje de participación de las elecciones de 2015, se necesitarán algo así como 1100 votos para entrar en el reparto, son algo así como 220 más que en las pasadas porque el censo se pone en 41.529 electorales, con una subida de 2804 personas con derecho a voto. Cuanto más porcentaje de electores participe, siempre y cuando el voto sea válido, no nulo, se necesitarán más votos para superar la barrera, con lo que a los partidos que están en la frontera se les complica la cosa. Razón de más para que Astrid llame a una participación masiva, que si le responde a la llamada, muchos serán para ella y, además, deja fuera a otros muchos partidos pequeños, mejorando su posición y la de CC, su socio natural, en el reparto de concejales.

Valga decir que no es lo mismo  cinco más cinco, los concejales que tienen ahora, que siete más seis, que sería la mayoría absoluta del Ayuntamiento. Sin necesidad de pactar con terceros, y dejando al PSOE en la Oposición con otros seis o siete concejales, mientras que nueve candidaturas se quedarían sin representación y solo Podemos,  con dos o tres, Ciudadanos, con dos o tres, y LAVA o VOX, con uno, entrarían a conformar el plenario, con seis partidos. Pero claro, para eso tendría que subir la participación.

A los que no se les espera, en principio, en el reparto de concejales, aunque ya se sabe que todo esto se decide el 26 de mayo y lo demás, incluido este artículo, son elucubraciones, con más o menos fundamento, a las candidaturas Ahora Canarias, encabezada por Nuria Esther Cedrés; IU, con Vicente Frontana Aneas; Todos por Lanzarote, con Miguel Angel Arrocha, y Unidos por Lanzarote, de Laureano Alvarez. Si aumenta la participación, todo apunta a que se quedan fuera también la Fuerza Vecinal de Lanzarote, de Andrés Medina, la Nueva Canarias de Armando Santana, que ya se quedó fuera en el 2015 por quedarse a 32 votos del corte, que estaba en 881, y la propia ASL, del exalcalde José Montelongo. Estarían también con dificultades, jugándose un concejal ambos, el VOX, con Marcos Dix Pazo, y LAVA, con José Carlos Rojas.

Los partidos que sí estarían y mantendrían la misma representación o un concejal más son el Lanzarote en Pie Sí Podemos, de Leti Padilla, y Ciudadanos, con su nueva candidata al frente Noemí del Pino Ramírez.

Arrecife es plaza compleja para ganarla y también para analizarla. Si la gente sale a votar en respuesta al desaguisado de estos años, Astrid tiene sus opciones y Arrecife también. Si la gente va a votar en clave nacional, de partidos y demás, la inacción seguirá cuatro años más entre polémicas y discusiones varias. Yo apuesto más, en oposición a eso último, por un gobierno casi de concentración, que mimbres hay para sacar un buen gobierno eligiendo a lo mejor de cada casa, cada partido, para cada área del gobierno. Pero de ese mejor gobierno ya escribiré otro día.

Comentarios  

#1 Alphons Gery 15-05-2019 10:14
Lo cierto es que Arrecife no se ha mericido, ni se merece una Ayuntamiento como el actual que tanto daño le ha hecho. La penumbra en su alumbrado, la suciedad y deterioro en sus fachadas, los negocios cerrados, el incremento en la inseguridad, la desconexion hacia los ciudadanos y los constantes incrementos de impuestos, no pueden ser contrapuestos al cierre de la Avenida para el paseo de la silla gestatoria de la alcaldesa. Arrecife necesita savia nueva y no ese pleyade de partidillos y grupusculos que solo buscan un sueldecito y ser los bisagras para alcanzar un sueldazo.
Citar

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar