PUBLICIDAD

UNA MALA PRAXIS DE LOS DIRECTIVOS DEL HOTEL DE LA JOVEN KELLY

Las kellys de Lanzarote y Plataforma Feminista 8M denuncian que, en el pasado mes de agosto una mujer de 20 años, camarera de piso en un gran hotel del sur de Lanzarote perteneciente a una de las diez cadenas hoteleras “más excelentes” del mundo según TripAdvisor, sufrió un intento de violación por parte de un cliente mientras limpiaba la habitación de este sujeto.

El hecho en sí es realmente repugnante e incomprensible en los años que vivimos. Pero todavía es mucho peor lo que sigue en la nota de prensa enviada por las denunciantes en las que aseguran que “después de un forcejeo consiguió huir y pedir ayuda a sus superiores en el hotel que no la auxiliaron en absoluto, no llamaron a un médico, no llamaron a la policía...lejos de eso, la asignaronmás trabajo cerca de la habitación donde se cometió el delito. NO LA CREYERO. La víctima, en estado de angustia e indefensa, llamó a su familia, llamaron a la policía, se interpuso una denuncia y el agresor tuvo un juicio rápido. Familia, policía y juez SÍ LA CREYERON”. Queda demostrada la veracidad de la denuncia de la joven con esa sentencia judicial y la falta de sensibilidad de sus superiores y del hotel en cuestión con una de sus empleadas. 

Si la actuación de las kellys ya era bastante debatida por sus condiciones de trabajo este mal ejemplo habla a las claras del trato indigno. No se explica de ninguna manera que una empresa se inhiba del ataque de un cliente a una empleada en sus horas de trabajo y prefiera que siga haciendo más habitaciones en lugar de colaborara con la joven afectada en ponerla en las mejores manos tanto médicas como jurídicas para resolver el tema. No ayudan estos compartimientos a tener una mejor imagen de quienes dirigen los establecimientos más estratégicos de nuestro sector turístico. Hay que mejorar, indudablemente.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar